FIESTA DE LOS FIELES DIFUNTOS
Exterior de la parroquia.
2 DE NOVIEMBRE DE 2016

DALES SEÑOR EL DESCANSO ETERNO, 
Y BRILLE PARA ELLOS LA LUZ QUE NO TIENE FIN

Estoy a la orilla del mar,
una nave iza sus velas blancas en la brisa matutina
y navega hacia el océano.
La miro hasta que se desvanece y a mi lado alguien comenta:
“ha desaparecido”
¿Desaparecido? ¿Adónde?
La pérdida de vista está en mí.
Ella sigue navegando en toda su capacidad.

En el preciso instante en que algunos mencionan su “desaparición”, hay otros que le ven llegar 
y otras voces entonan el alegre grito:

“ALLÍ VIENE”

Así es la muerte.

Seguinos en